Pandemia y testamento

pandemia testamento mediación estado de alarma fundación atyme coronavirus confinamiento
José Ángel Galán, abogado y mediador de la Fundación ATYME

En estos tiempos impensables que nos ha tocado vivir, nos acercamos a conocer una modalidad de testamento tan excepcional como lo es esta época en la que tristemente nos encontramos.
En los debates de la Ley de 1990 por la que se reforma el Código Civil, salió el tema de aprovecharla para eliminar, por desuso, la especialidad del testamento en caso de epidemia del artículo 701 del C.C, finalmente decidieron mantener esta figura.

El reciente Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, que ha declarado el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19, conforme al art. 116.2 CE, ha vuelto a darle rabiosa actualidad al testamento en caso de epidemia del art. 701 C.c. cuando dice: “En caso de epidemia puede igualmente otorgarse el testamento sin intervención de Notario ante tres testigos mayores de dieciséis años”.

Esta declaración oficial de pandemia en la que se encuentra afectado todo el territorio español, permite (salvo a quienes tengan vecindad civil catalana), que se pueda testar, sin necesidad de notario, ante tres testigos idóneos mayores de 16 años, para en un plazo posterior autentificarlo en la Notaría. Incluso, el Fuero Nuevo de Navarra reenvía al Código Civil español en materia de testamento en epidemia.

El Código Civil decida a esta figura sus artículos 701 a 704.

Requisitos de validez:

Que se otorgue “en caso de epidemia” (art. 701 c.c.), pero sin necesidad de que el testador esté afectado, por ejemplo, de coronavirus, ni condicionarlo a que después de testar, aquel muriera dentro del tiempo de epidemia de ese mismo coronavirus o de cualquier otra causa. (En este caso la situación de epidemia se declara en el Real Decreto 436/2020).

Sin intervención de notario”; no hace falta notario. El art. 701 C.c. no exige la falta o ausencia de notario para permitirlo. Basta con que el testador se halle en un lugar bajo epidemia (declarada).

Se escribirá el testamento, siendo posible; no siéndolo, el testamento valdrá aunque los testigos no sepan escribir” (art. 702).

El artículo prevé que tanto el testador como alguno de los testigos, escriban la última voluntad para luego transmitirla en su día al notario que lo autentifique.

También, novedad introducida en la Ley Orgánica del Notariado por la Ley 15/2015, se permite que esa última disposición del testador en lugar bajo epidemia sea grabada por voz o por vídeo con audio, “siempre que permita su reproducción, y se hubieran tomado al otorgarse el testamento”

El otorgamiento de testamento ante los tres testigos caduca si pasaren dos meses desde que ha cesado la epidemia (art. 703.1).

El testador, en todo caso, tiene que haber fallecido (del virus o de otra causa no epidémica) dentro de la vigencia de la epidemia (art. 703.2 C.c.) o dentro de los dos meses siguientes a la finalización de la declaración del estado de epidemia (art. 703.1 C.c.).

Fundación ATYME

Teléfono 900 908 104

Atención de lunes a viernes de 9:00 a 20:00 horas
 

TwitterLinkedinFacebookEmail