¿En qué sueñan los perros?

Ya no voy al parque y sus praderas,
ni evito con mi rabo al gran pastor,
obsesivo alemán y represor
de mis rápidas y ágiles carreras

He cambiado el arbusto y su verdor
por un simple deambular por las aceras
y una triste farola meadera
para luego retornar a mi sopor

Tengo a cambio mi costumbre siempre llena,
mil paseos de manera puntual
y constante compañía hasta la cena

Eso tiene, y no está del todo mal,
tomar este tiempo en cuarentena
con mirada apacible y animal