Miedo a la nueva normalidad

miedo coronavirus desescalada fundación atyme síndrome de la cabaña
Paco Iglesias, psicólogo y mediador de la Fundación ATYME
La normalidad es un concepto muy subjetivo, cada persona tiene la suya y lo que es normal para muchos es excepcional para otros, durante estos primeros días de la desescalada se está hablando y escribiendo mucho sobre el miedo a volver a salir, de hecho se ha desempolvado, no sé muy bien de donde, el síndrome de la cabaña, que en realidad no corresponde a ningún diagnóstico clínico, pero que parece que categoriza un conjunto de síntomas más o menos comunes y, bajo una misma etiqueta, hace sentirse menos raros, o mejor dicho, más normales, a quienes los padecen.

Sin embargo nuevas normalidades hay tantas como personas, la de los que llevan confinados en sus casas dos meses junto a sus familiares, la de aquellos que viven solos y no han tenido contacto directo con otros, la de los sanitarios que han tenido demasiados contactos, la de aquellos que han estado o siguen hospitalizados o aislados por padecer la enfermedad,  la del personal de limpieza, de transporte, tiendas de alimentación y con el permiso de ustedes déjenme que me mencione a un amigo florista que ha estado y está trabajando en un tanatorio dando muchos más servicios de los que hubiéramos deseado ninguno.

Lo único que parece normal ahora es tener miedo, pero eso sí, esto es algo muy particular, pues cada cual tiene los suyos

Lo cierto es que el tratamiento por excelencia ante el miedo es la exposición a lo temido, lo que parece que va a ser inevitable para todos, ya que el estado de alarma, el confinamiento, la desescalada y hasta el mismo coronavirus son temporales, en cualquier caso el miedo, como todas las emociones, tiene una función adaptativa, nos alerta y nos prepara para responder ante los peligros reales, sin miedo pasaríamos a ser temerarios con el riesgo de tener un comportamiento imprudente o peligroso.

De la misma forma que los primeros días del estado de alarma fueron una creación de nuevos hábitos y protocolos, la desescalada supone la vuelta a las rutinas anteriores a través de la creación o recuperación paulatina de rutinas, hacerlo en más o menos tiempo, con mayor o menor éxito depende de cada cual, se puede conseguir sin dificultades o podemos encontrar algunas, si me permiten una única recomendación: si se siente desbordado pida ayuda profesional.

Fundación ATYME
Teléfono 900 908 104
Atención de lunes a viernes de 9:00 a 20:00 horas

TwitterLinkedinFacebookEmail