Mediación: actriz secundaria

Mediación: actriz secundaria Paco Iglesias Mediación Psicólogo Fundación ATYME
Paco Iglesias, mediador de la Fundación ATYME

Hay actrices y actores cuyas carreras profesionales se han desarrollado con papeles secundarios, no sé si con el ánimo (supongo que sí) de protagonizar en alguna ocasión una obra de teatro y recibir el reconocimiento por su trabajo habiendo dispuesto del escenario para lucirse sin tapujos. Lo cierto es que como espectador he tenido la sensación, en ocasiones, de que la actuación de los secundarios ha salvado una obra, me atrevería a decir que hay obras en las que a todos nos ha parecido principal la interpretación que se concibió para quedarse en un segundo lugar.

Es difícil que los laureles se entreguen a actores y actrices secundarios

Sin embargo es difícil que los laureles, aun siendo merecidos, se entreguen a estos actores y actrices, aunque siempre hay excepciones y en contadas ocasiones sus excelentes actuaciones han recibido el merecido reconocimiento, o han tenido que trabajar duro toda una vida para ello. 

A estas alturas del escrito (con el título lo puse fácil) ya habrán captado el paralelismo del protagonismo y del reconocimiento que recibe la mediación, una actriz secundaria cuya actuación sin aspavientos consigue grandes logros, pero que no alcanza el papel protagonista que pareciese proporcionado a los resultados de su desempeño. 

El estado de alarma está siendo una obra más en la que la mediación queda relegada al papel secundario, actores y actrices principales la mencionan en sus agradecimientos o explicitan su deseo de que estos papeles secundarios compensen lo que ellos no van a poder protagonizar, eso sí, sin la intención de compartir escenario, la mediación no debe restarles protagonismo. 

La esencia de esta noble disciplina es la de ofrecer protagonismo en lugar de adquirirlo

Reconozco que he reclamado el protagonismo para la mediación y al tiempo pienso que la esencia de esta noble disciplina es la de ofrecer protagonismo en lugar de adquirirlo, tengo claro que la actuación de la mediación suma calidad a la obra, me atrevo a decir que en muchas ocasiones “salva los muebles” y evita algún desastre, quizás un término intermedio entre lo que hasta ahora ha sucedido y ese deseo de protagonizar la obra pudiese estar bien, quiero decir que se le pueden dar más papeles a la mediación, que tiene capacidad para interpretarlos sin restar protagonismo a otros y mejorando la obra, que no es otra que la vida misma.
 

TwitterLinkedinFacebookEmail