Mayores en experiencia, mayores en sabiduría, mayores en fortaleza.

Mayores Cornavirus Fundación ATYME
La foto que acompaña el escrito se tomó hace unos días en la calle Doctor Esquerdo, entre el Hospital Gregorio Marañón y el Hotel Colón, que hoy es uno de los hoteles medicalizados que están atendiendo a las personas afectadas por el Covid-19, hoy esa foto no se podría tomar, esperamos que pronto volvamos a estar tan cerca de nuestros mayores y vivir de nuevo esa cotidianeidad que ahora tanto valoramos.
Sacramento Barba, mediadora y psicóloga de Fundación ATYME
Desde mi corazón estas palabras para los que hemos aprendido, aprendemos y seguiremos aprendiendo, porque  son nuestras raíces, nuestra esencia y nuestros cimientos. 

Nos han enseñado cómo se sobrevive en momentos de dificultad, contándonos una y otra vez en las largas sobremesas como superaron las rencillas en un país dividido por las ideologías y los colores, dejando entrever en su voz quebrada y en el brillo de sus ojos la rabia, el resentimiento y el coraje del pasado.

Aquellos que con el dolor en sus manos nos pasaron el relevo a la hermandad y la comprensión en un país en democracia.

Narradores incansables en las noches de verano al fresco en las puertas de las casas de los pueblos o en los soportarles de una ciudad de provincias.

Los que han sobrevivido a los momentos de penuria   comiendo tortas de harina de almorta, la generación de tener la despensa llena por si acaso.

Los que atravesaban los caminos para ir a las canteras a trabajar o a la fiesta del pueblo a bailar y relacionarse con los parroquianos, haciendo a pie varios kilómetros de ida y vuelta. 

Mujeres y hombres que se divertían oyendo la radio y que cantaban las coplas de Antonio Molina, que acariciaban la libertad con las canciones de Serrat o Jarcha.

Los que se esforzaron para que sus hijos fueran a la Universidad, para que nuestros hijos, sus nietos y los jóvenes de este siglo se desarrollen y prosperen en la sociedad del bienestar, loas que han hecho posible que la generación de millennials nos faciliten ahora estar conectados a través de las nuevas tecnologías.

Los pioneros en ir a las aulas, licenciados en filosofía y letras, en pedagogía, peritos agrónomos, ingenieros, médicos, maestros, …, intelectuales que conversaban en los cafés convirtiéndose sin saberlo en los primeros tertulianos antecesores de los actuales programas de TV.

Mujeres y hombres de campo, pescadores de la almadraba, percebeiras, pastores, mineros, artesanos, comerciantes, bodegueros, albañiles, costureras, amas de casa, tantas y tantas almas 
Mayores en experiencia, mayores en sabiduría, mayores en fortaleza.

Mayores ahora en riesgo, que nos saludan desde las ventanas de sus casas, en las residencias y nos enseñan carteles de quédate en casa, mayores sabios, mayores a los que queremos.

Hoy más que nunca tenemos que darles voz, el protagonismo que se merecen, reconocer que ocupan un papel activo en nuestra sociedad.

En 2019 la Fundación ATYME hizo una campaña de empoderamiento de los mayores, nuestro compromiso con ellos sigue vigente, además de velar por su salud han de tener protagonismo en el desarrollo de la pandemia, en cómo les afecta, escuchémosles, tengamos en cuentas sus opiniones.

Un gerontólogo comentaba en TV que hay que tener cuidado con la información que se está dando,  de que el virus afecta más a los mayores, si bien en datos estadísticos parece ser cierto, pero podemos llegar a pensar que  el virus solo afecta a los mayores y que de esta forma , se está fomentando  la idea de que  como los que  se mueren son los “viejos”, se diluye  la responsabilidad ciudadana en la cuarentena como si no fuera con el resto de la población.

 “Creemos un nuevo marco de valores que reconozca que las personas mayores son activas, ciudadanos conscientes de sus derechos, adultos mayores protagonistas de sus cambios y que continúan aportando a la sociedad hasta el final de sus vidas”. 
 
TwitterLinkedinFacebookEmail