Cultivar la alegría

alegría fundación atyme
Sacramento Barba, psicóloga y mediadora de Fundación ATYME

Si te sientes feliz,
No es que seas feliz
o no lo seas, 
sino que ya no piensas 
si eres feliz o no.

Jose Corredor Matheos
Antología. Sabrá volar el mar.

Comencé a escribir el 17 de marzo, mi primer escrito lo titulé “La ventana indiscreta”, he continuado escribiendo, un tema me llevaba a otro, mientras permanecía en casa mirando desde mi ventana, paseando con temor y mascarilla, viviendo este confinamiento en toda su intensidad. Cuando hoy me dispongo nuevamente a retomar los artículos para la web de la Fundación donde trabajo no solo no me brotan las palabras, sino que mis emociones pareciera que están congeladas.  

Pienso que ya se ha escrito casi de todo, y me planteo que temas les   puede interesar a los demás, pero sobre todo me pregunto; ¿qué quiero contar? No lo sé.

Continúa el poema de José Corredor:

Sin nada que te inquiete 
contemplas esta luz
Suave de la tarde 
y te dices: feliz,
feliz o no 
que alegría vivir 
vivir así 
sin importante 
lo que esto signifique.

Supongo que muchas personas en algunos momentos de este confinamiento   habrán sentido alegría y hasta plenitud por diferentes causas y motivos, algunos importantes y otros insignificantes, como por ejemplo por estar con quien quieres estar, haciendo  pausas tras vivir con  ritmo acelerado y horarios  frenéticos. 

Seguramente esta emoción sea similar a la felicidad, la felicidad son instantes fugaces en los que estas tan ocupado en una actividad que no notas el tiempo.

Algunos lo denominan vivir en el presente,

En este presente de ahora puedes reír y puedes sentir alegría y felicidad

Los recuerdos son como fotogramas que se agolpan en tu cerebro como cuando en tu móvil te saltan las fotografías de años anteriores. Para qué detenerte en las imágenes de hace un año, estamos en mayo del 2020, estamos viviendo algo que jamás pensábamos que viviríamos, una situación desconocida hasta ahora, y sin embargo estamos haciendo todo lo posible para conseguir vivir con ello y adaptarnos a la nueva realidad.

La nostalgia, la frustración y el enfado nos hacen rememorar el pasado, el miedo la angustia y la esperanza nos llevan a mirar hacia el futuro. La alegría en cambio se centra en el presente, en el ahora.

Se trata de no pensar, sino de vivir, de actuar.

La Alegría es una emoción tan importante en estos días, necesitamos alegría para sentirnos bien y ayudar a los demás. La alegría no solo se comparte, sino que buena medida es un sentimiento compartido.

Como podemos cultivar la alegría: 

  • Hay pocas cosas capaces de producir tanta alegría como el gozar de buenos amigos, habla con tus amigos, haz vídeo llamadas, mándales mensajes. 
  • Olvida los pensamientos tipo "Debería" "Tendría que hacer" "Si hubiera hecho"…Sustitúyelos por "Me gustaría" "Puedo hacerlo" "Voy a intentarlo"
  • Centra la atención en aspectos positivos de lo que nos rodea o nos sucede.
  • Disfruta haciendo algo que te guste (¡En ocasiones que poco te conoces, a veces tienes que hacer algo para descubrir cuanto te gusta!)
  • Dibuja con tus dedos la mueca de una sonrisa en tu rostro…Ríete a mandíbula abierta, el sentido del humor nos proporciona optimismo, se agradecido con las personas que nos hacen reír.
  • Se amable contigo y con los demás.  Piensa bien de los demás.
  • Rodéate de cosas bellas, contempla un cuadro, lee un buen libro, mira la luna, escucha una canción…
  • Da cariño, contagia a otros con tu bienestar. Esto es como un bumerán los demás te responderán con cariño y eso aumentara tu alegría.
     
TwitterLinkedinFacebookEmail